lunes, 19 de enero de 2015

Llueve por la mañana, sobre mojado.


Hubo una mañana, lluviosa de repente, en la que olvidé recoger las palabras que había tendido el día antes, al sol en el patio.

Que desperdicio de agua, y de palabras. Ya no se las podía entender. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada