lunes, 29 de diciembre de 2014

Cuento de señoras


Había una vez una señora sin frase,

creció y aprendió a jugar con las teclas.

Y al final se escribieron muchas letras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada