domingo, 24 de noviembre de 2013

El cuarto hombre, en el cuarto día.

Al tercer día… aquello no pareció funcionar. Discusiones, asambleas. El consenso agotador. Habría que nombrar a un duende jefe de ficciones, a un coordinador experimentado. O darle una vuelta más uf Por esta vez, permítase la licencia, el cuento, al cuarto día, descansó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada