viernes, 8 de mayo de 2015

Palabra



Cuando mi mano arrugó el papel con fuerza, cuando fue a parar a la papelera la hoja escrita- hecha ya una escultura a la palabra que falta- mis ojos se abrieron.

Tiré la pantalla al suelo. Tiré al suelo la palabra.